No, los autónomos de otros países no pagan una miseria a la seguridad social

650_1200

Ser autónomo conlleva unas obligaciones y se tienen diferentes coberturas dependiendo donde trabajamos. Si hacemos un análisis de los costes entre los países de Europa, España todavía tiene que esforzarse para fomentar el trabajo por cuenta propia.

Ser autónomo nunca ha sido tarea demasiado fácil. En España es de los principales países europeos que han ganado la fama de poner trabas y obstáculos para ser autónomo. Una de esas famosas barreras es la cuota mensual que se paga.

La cuota de autónomo no es barata en comparación con otros países de la Unión Europea. En España se paga cada mes alrededor del 29 por ciento de la base de cotización elegida y la mayoría de autónomos, casi el 80 por ciento, escogen la base mínima.

Es elevada pero a diferencia de otros países donde se autónomo es más barato, en España el pago de la cuota incluye una serie de prestaciones que se disfrutan en otros países de Europa. A la hora de realizar una comparativa es imprescindible tener en la cabeza no solo lo que se paga sino también lo que se recibe. Aunque algunos insisten decir lo contrario.

Nos podemos preguntar: ¿Cuáles son las principales diferencias de los autónomos españoles con los europeos? ¿Que pagan los autónomos ingleses, alemanes, holandeses, portugueses, franceses e italianos? ¿Los autónomos pagan más cuota pero tienen más coberturas?

Principales diferencias de los autónomos españoles con los europeos

Los sistemas de Seguridad Social de los europeos no es comparable con el sistema protección social donde todavía tenemos más coberturas para los autónomos.

En referencia a la cuota de autónomos, el sistema de cotización de autónomos en España es voluntario. Es decir, el autónomo puede elegir entre cotizar la base mínima y la base máxima. Esto supone que si se cotiza por una base mínima de cotización de 902,03 euros se paga una cuota de 269,17 euros.

La ampliación de la tarifa plana de la nueva ley de autónomos contempla la ampliación de la tarifa plana de 50 euros durante 6 meses para los nuevos autónomos que tendrán el derecho de aplicar reducciones y bonificaciones sobre la cuota por contingencias comunes. Esta medida no tendrá carácter retroactivo y todavía no ha entrado en vigor.

Como ya hemos comentado más del 80 por ciento de los autónomos cotizan por la base mínima, independientemente de sus ingresos. A partir de aquí se puede analizar a los autónomos europeos con los que se suele comparar con los autónomos españoles.

El autónomo inglés

El sistema del Reino Unido establece que el coste de la cuota de autónomo está en función de los ingresos que se perciben y no hay que realizar declaraciones trimestrales de IVA. El IVA se paga a final de cada año fiscal y dependiendo de las ganancias.

Gran Bretaña tiene una tarifa mínima de 13 euros si los ingresos no superan los 6.000 euros anuales. Pero si se paga dicha cantidad, el autónomo inglés tendrá que pagar el 8 por ciento de los ingresos que ha conseguido durante el año. Por esto, si esperan que van a superar esta cantidad pueden ganar de forma voluntaria una cuota de 58 euros.

Las contingencias que incluyen el pago de esta cuota es la pensión básica, baja de maternidad y prestación por fallecimiento. No cubre la incapacidad temporal ni el subsidio por paro.

El autónomo alemán, holandés y portugués

El autónomo alemán la cuota es de 140 euros si tenemos unos ingresos de más de 1.700 euros mensuales. Si no se supera estos ingresos ni hay que pagar ninguna cuota. Si embargo, los autónomos no tienen derecho al sistema de salud alemán y debe pagar un seguro médico, que está entre los 150 y los 250 euros.

Los autónomos holandeses sólo tienen que pagar 50 euros anuales por estar inscritos en la ‘Cámara de Comercio’. No tienen una cuota de seguridad social, por lo que los trabajadores tienen que pagarse un seguro médicos. Este seguro médico asciende alrededor de 100 euros.

Los autónomos portugueses tienen una presión fiscal menor que los españoles. No tienen cuotas y no es obligatorio pagar el IVA. En cambio, se paga en función de los ingresos que han tenido durante el año.

En el país luso se paga el 24,5 por ciento de los ingresos anuales, aunque existe una base de protección ampliada que es del 32 por ciento.

Los autónomos franceses e italianos

Los autónomos franceses durante el primer año no se paga nada y a partir del segundo año, las cuotas se establecen en función de la profesión y las ganancias obtenidas.

Se aplica en Francia un 12 por ciento en las actividades comerciales, un 21,3 por ciento para los servicios y un 18,3 por ciento para las profesionales liberales.

La coberturas incluyen el derecho a la asistencia sanitaria, la jubilación, la incapacidad temporal y las pensiones de viudedad e invalidez. En cuanto a la asistencia sanitaria los autónomos franceses deben pagar los gastos y después el Gobierno entre el 65 por ciento y el 100 por ciento del coste total pagado.

Los autónomos italianos sólo pagan en función de sus ganancias. Dependiendo el caso se puede pagar entre el 20 y 30 por ciento de sus ingresos.

Más cuota que los demás pero con más coberturas

Los autónomos holandeses la cuota baja a ser más baja si no tenemos muchos ingresos, pero no existe el derecho a bajas y hay que pagar los seguros de salud. Los autónomos franceses es quizá el sistema que más se puede copiar por parte del Gobierno español.

Pero en España la tarifa plana de 50 euros los 6 primeros meses, como la cuota completa de 269,17 euros da derecho a la atención sanitaria gratuita, baja por enfermedad, maternidad, riesgo en el embarazo y pensión de jubilación.

Muchas de estas coberturas que en muchos países europeos de nuestro entorno están sometidas a copago o sistemas mixtos con seguros privados que conllevan mucho más coste.

Evidentemente la reforma de la RETA era muy necesaria aunque todavía estemos esperando su aplicación. Pero la solución no es que todos coticen menos, ya que para que algunos coticen menos otros deberán cotizar más.

Mejorar la cuantía de las prestaciones sólo depende de los propios autónomos ya que deben diseñar su cotización en función de lo que esperan como protecciones sociales. Al ser voluntaria la cuantía a cotizar, la decisión está en sus manos. Las prestaciones de los autónomos, de media, un 40 por ciento inferiores a las pagados por los trabajadores asalariados.

Fuente: “https://m.elblogsalmon.com/mundo-laboral/no-los-autonomos-de-otros-paises-no-pagan-una-miseria-a-la-seguridad-social”

Anuncios

España tiene el doble de graduados en FP Superior que la OCDE (22% vs 11%) y el triple que la UE (7%)

69

Fuente: http://www.keepeek.com/Digital-Asset-Management/oecd/education/education-at-a-glance-2016_eag-2016-en#page70

ATA estima que la subida de la base mínima tendrá un coste de 300 millones al ano y los autónomos “no están preparados”

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, indicó este miércoles que la subida de la base mínima de cotización en un 8%, pactada entre el Gobierno y el PSOE, supondrá un coste de 300 millones de euros y “no están muchos negocios de autónomos preparados para esta subida”.

En el marco de la presentación del barómetro con las perspectivas de los autónomos para este año, Amor tachó de “desproporcionado” el incremento de la base mínima de cotización en un 8% y advirtió de que “va a ser un duro golpe para los autónomos” societarios, que son los que se verían afectados.

El máximo responsable de ATA criticó “la forma en que se ha producido” este aumento, “de la noche a la mañana”.

“Creo que está muy bien que recaudemos 300 millones al año”, afirmó Amor, “pero no están muchos negocios de autónomos preparados para esta subida”.

Así, pidió al Gobierno “que cumpla la ley” y tenga un debate previo, además de con las organizaciones empresariales y sindicales, con las representativas de los autónomos para abordar cambios que puedan afectarles.

“Se están cambiando cosas sustanciales en el RETA y se han de cambiar como dice la ley, con el debate previo con los autónomos”, afirmó Amor, quien explicó que ha pedido por carta al Ministerio de Empleo y Seguridad Social que se cuente con ellos en el proceso de diálogo.

Además, respecto a la futura Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo, que en este momento está en tramitación parlamentaria, el presidente de ATA confió en que esté lista en el primer trimestre del año.

“Lo que no me gustaría es que esta ley de autónomos se retrasara o que alguien pretendiera un retraso queriendo meter ahí lo que no se ha hecho desde 2007”, puntualizó, y explicó que si se quiere enmendar y mejorar el texto, los grupos parlamentarios pueden hacerlo de manera rápida, pero “otra cosa es que queramos reformar el Estatuto” de los Autónomos.

Fuente: http://www.eleconomista.es/economia/noticias/8091978/01/17/Ata-estima-que-la-subida-de-la-base-minima-tendra-un-coste-de-300-millones-al-ano-y-los-autonomos-no-estan-preparados.html

El 60% de los aspirantes a bombero en Burgos es eliminado por sus faltas de ortografía

Bombero trabaja en la extinción de un incendio en la localidad de Cristo Rey, Pontevedra. DAVID FREIRE

Suspender por faltas de ortografía no es únicamente una cuestión de centros escolares o universidades. La corrección en la escritura es un tema capital también para poder superar los exámenes de las oposiciones. Por este requisito, 38 de los 62 aspirantes a bombero en Burgos (es decir, el 60%) no han superado la primera prueba de la oposición. Todos ellos competían por una de las ocho plazas ofertadas, donde también se valoraba el conocimiento de la ciudad o la resolución de problemas aritméticos.

El subjefe de servicios de prevención y extinción de incendios del Ayuntamiento de Burgos, Julio Estébanez Gil, señala a EL MUNDO que en esta provincia siempre ha habido una prueba de dictado y de vocabulario, a excepción de las oposiciones del año 2007. “Pedimos un conocimiento mínimo del nivel de la ESO y, si bajamos el nivel, no sé qué vamos a exigir”.

Asimismo, explica que el examen constó de cuatro pruebas teóricas eliminatorias y que, de los aspirantes, “la mayoría suspendió la segunda -el dictado- pero otros nueve fallaron en los siguientes apartados. El problema ha sido cómo han gestionado las respuestas ya que cada error restaba un porcentaje de la calificación total”.

Estébanez apunta, además, que no ve necesario que se cambien las pruebas y confía en los alumnos aprobados, que continúan examinándose.

Extracto de la prueba del dictado

 “Debido al accidente de Tomás, y antes de que se llevaran su coche al garaje, tuvimos que estabilizar el vehículo, echar absorbente sobre la calzada, limpiar el arcén, retirar la barandilla y señalizar la zona con varias vallas y cinta de balizar”.

“Varios vecinos del inmueble afectado por el fuego inhalaron gran cantidad de humo y se intoxicaron con el monóxido de carbono, por lo que tuvieron que ser atendidos por los servicios sanitarios en el lugar de la emergencia y posteriormente trasladados al hospital”.

Las oposiciones a bombero dependen de cada ayuntamiento y los exámenes son diferentes dependiendo de la comunidad autónoma en la que se realiza la prueba. Por lo general, están divididos en apartados. Los más comunes son un test de cultura general, otro de temario, un psicotécnico y una prueba de personalidad.

Hay comunidades en las que también se examinan del conocimiento de la ciudad y del callejero o de determinados oficios, como pueden ser los de electricidad, fontanería o carpintería. Sin embargo, la polémica prueba de vocabulario y dictado sólo se ha demandado en la última convocatoria en algunos ayuntamientos, como en el de Burgos.

En comunidades como Madrid, las oposiciones no cuentan con un examen sobre el correcto uso de la ortografía. Así lo detalla a este medio un bombero del Ayuntamiento de la capital, que asegura que en los exámenes no hay que desarrollar ningún temario y la modalidad es de tipo test. No obstante, apunta que este tipo de oposiciones son selectivas y “buscan eliminar al mayor número de aspirantes“. Un proceso que califica de necesario porque, “lamentablemente, no hay plazas suficientes para el gran número de personas que se presentan al examen”.

Por su parte, este profesional asegura que a día de hoy los bomberos ya son “especializados”, lo que significa que cuentan con el título de Bachillerato: “aunque no en todas las comunidades exista una prueba de vocabulario o dictado, se entiende que los candidatos son capaces de superar sin dificultad una prueba de este tipo”.

Oposiciones para policía

En las pruebas de la Policía Nacional y la Guardia Civil, las cuestiones de dictado o vocabulario son imprescindibles. El principal motivo es el inevitable trato con los ciudadanos que desempeñarán los agentes en un futuro. A esto se suman categorías comunes con las oposiciones a bombero, como las pruebas de personalidad, los psicotécnicos o la entrevista personal.

La Academia Santa María, especializada en formación y preparación para agentes de seguridad, asegura que las pruebas de vocabulario son propias de oposiciones a Policía Nacional y Guardia Civil: “Son 100 palabras en las que tienen que indicar si están correctamente escritas o no”.

Por el contrario, esta parte del examen no aparece si la oposición es para la Policía Local. A cambio, existe una prueba de inglés que para los aspirantes a nivel nacional es únicamente opcional. Se trata de un añadido para “aquellos aspirantes que quieran mejorar su calificación total”.

Fuente: http://www.elmundo.es/sociedad/2017/01/31/589082c4268e3ec8798b4592.html

La Seguridad Social ultima un plan para ingresar 3.000 millones vía impuestos

La Seguridad Social busca nuevos recursos. Y para obtenerlos, negocia un acuerdo para que determinadas reducciones de cotización se financien en el futuro vía impuestos

Foto: La ministra de Empleo, Fátima Báñez. (EFE)La ministra de Empleo, Fátima Báñez. (EFE)

La nueva reforma de las pensiones está en marcha. Y esta vez los cambios nacen con un solo objetivo: aumentar la recaudación de la Seguridad Social. Para lograrlo, ya hay un cierto consenso entre sindicatos, empresarios y Gobierno —todavía no sustanciado en un documento común— para que determinadas partidas que socavan los ingresos del sistema público de pensiones sean financiadas a cargo de impuestos. En concreto, se pretende convertir las actuales reducciones de cotización en bonificaciones, lo que permitiría que esas subvenciones se sufragaran vía Presupuestos Generales del Estado y no con cuotas sociales.

No se trata de una cantidad pequeña ni de aprobar un nuevo tributo para financiar las pensiones mediante impuestos. Al contrario, se trata de avanzar en la línea que ha marcado el Plan de Garantía Juvenil. Según las estimaciones de la propia Seguridad Social, las reducciones de cotización —por ejemplo, en el caso de la integración del régimen general de trabajadores agrarios en el régimen general— tienen un coste de unos 1.000 millones de euros que ahora hay que financiar con cotizaciones, lo que explica —solo en parte— el abultado déficit de la Seguridad Social.

A esa cantidad habría que sumar otros 1.971 millones de euros en reducciones directas que no tienen nada que ver con las tarifas planas. En total, cerca de 3.000 millones de euros que deja de ingresar la Seguridad Social, lo que explica el interés del Ministerio de Empleo en que la reforma entre en vigor de forma “inmediata”, como sostiene una fuente autorizada. En todo caso, antes de que finalice el año, sin esperar a que el Gobierno presente el proyecto de Ley de Presupuestos para 2018.

La sustitución de reducciones de cotización por bonificaciones —que sería progresiva— obligaría al Gobierno a hacer transferencias al SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), con lo que se descargaría la presión financiera que hoy sufre el sistema de Seguridad Social. Es decir, se avanzaría un poco más en la separación de las fuentes de financiación, un objetivo estratégico del Pacto de Toledo.

Otra de las vías de agua de la Seguridad Social tiene que ver con la diferencia entre los salarios reales y las cotizaciones. Esto se traduce en que al estar ‘topadas‘ las bases máximas (en 3.642 euros al mes), los trabajadores con sueldos más elevados no cotizan por el conjunto de sus ingresos. Lo que pretende el Gobierno —en este punto hay discrepancias con sindicatos y empresarios— es elevar esa base máxima, pero, al mismo tiempo, ‘destopar’ la cuantía de la pensión máxima (2.567,28 euros por 14 pagas). El Gobierno estima que lo contrario sería una especie de ‘confiscación’, ya que los trabajadores con sueldos más altos pagarían más, pero no recibirían nada a cambio.

Impuestos y cotizaciones

Es decir, se crearía una especie de ‘impuesto’ ajeno al propio sistema de la Seguridad Social, que se basa en lo contributivo del sistema: relación entre lo cotizado y lo percibido en el momento de la jubilación. Según sus cálculos, los más afectados serían los trabajadores con ingresos superiores a 44.000 euros, en cuyo caso sería como pasar de tributar en el IRPF de un 37% al 45%.

El Ejecutivo, en concreto, quiere mantener la relación 80/20 que existe hoy. Es decir, ingresar el 80% de lo cotizado y el 20% restante destinarlo a solidaridad para quienes no hayan podido cotizar por encima de lo que perciben mensualmente. De lo contrario, sostiene el Gobierno, se desincentivaría pagar la pensión o, incluso, no sería un buen estímulo para prolongar la edad de jubilación, que es otro objetivo del Pacto de Toledo. En este sentido, lo que se busca es un mecanismo de progresividad capaz de asegurar un equilibrio entre lo cotizado y lo percibido en el momento de la jubilación.

Hoy, se asegura, hay más de 1,2 millones de trabajadores que cotizan por las bases máximas, pero habida cuenta de que en muchos casos sus salarios reales son más elevados que el tope de cotización, la Seguridad Social deja de ingresar una buena cantidad de dinero. Algunos estudios han calculado que si se gravara esta base exenta, la recaudación por contingencias comunes aumentaría en 7.577 millones de euros, que pagarían trabajadores y empresas en función del reparto de sus cuotas de cotización.

El mayor punto de discrepancia tiene que ver con la reversión de parte de las reformas aprobadas en 2011 (por el PSOE) y 2013 (tiempos de Partido Popular), en particular con el método de revalorización de las pensiones que los sindicatos quieren derogar.

Otra vía de agua que se quiere cerrar tiene que ver con los gastos de personal de la Seguridad Social, que hoy se pagan vía cotizaciones, cuando lo razonable sería que, como sucede en el resto de empleados públicos, sus retribuciones se financien con impuestos.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/economia/2017-01-31/seguridad-social-cotizaciones-impuestos-pensiones-empleo-irpf-bases-maximas_1323876/

Los cursos de formación duplican las posibilidades de encontrar un trabajo

Al menos tres de cada diez personas desempleadas que participan en alguno de ellos, la mayor parte sin haber terminado los estudios de la ESO, consiguen colocarse en empresas.

El consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo
El consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo
Efe

La posibilidades de encontrar un puesto de trabajo se duplican para los parados que participan en alguno de los cursos de formación para desempleados que se imparten en centros específicos de la Comunidad, tanto propios del Gobierno regional como los que ofertan las empresas colaboradoras, los ayuntamientos o algunas entidades sin ánimo de lucro.

Así lo ponía de manifiesto el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, durante la visita que realizaba ayer a uno de estos espacios en Palencia. Concretamente, en el Centro de Formación del Camino de la Miranda, donde en estos momentos se están instruyendo alrededor de 375 personas.

La gran mayoría de ellas, parados de larga duración o con serias dificultades de acceso al mercado laboral, que se están formando en sectores demandados e importantes para esta Comunidad como son la automoción o la industria agroalimentaria.

Soldadura, mecanización, robótica o restauración son algunos de los cursos que se imparten en este centro palentino, y que se diseñan teniendo en cuenta las necesidades de las empresas. «El nivel de inserción laboral es importante y, además, tiene mucho mérito, teniendo en cuenta que entre las personas que participan en ellos hay muchos que no terminaron la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO)», destacaba Fernández Carriedo, mientras ponía en valor los más de cinco millones de euros que destina el Gobierno que preside Juan Vicente Herrera al Ecyl para que puedan llevarse a cabo estos cursos en los ocho centros propios de que dispone la Junta. Tres de los cuales son de referencia nacional, mientras que los cinco restantes son integrados de Formación Profesional.

Entre ellos, Fernández Carriedo destacaba los cursos que oferta la galletera Gullón para desempleados en la Montaña Palentina, en el que colabora la Diputación, y que cuenta con una plena inserción laboral.

El consejero de Empleo destacaba asimismo que su departamento se encarga también impartir también más cursos de formación en otros centros pertenecientes a los departamentos de Agricultura y Ganadería y de Educación. y que a lo largo de este año serán más de 46.000 personas las que se beneficiarán de estos cursos formativos en la Comunidad.

Fuente: http://www.larazon.es/local/castilla-y-leon/los-cursos-de-formacion-duplican-las-posibilidades-de-encontrar-un-trabajo-BB14370054

Destinan 370.000 euros a formar a parados mayores de 45 años y de larga duración

La Consejería de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, a través del Servicio de Empleo y Formación (SEF), ha concedido una subvención de 368.000 euros a distintas entidades de formación para que lleven a cabo en 2017 cursos específicos para unos 550 desempleados de larga duración mayores de 45 años.

Esta formación se diferencia de los cursos habituales para desempleados en que contará con acciones de acompañamiento complementarias, como talleres, prácticas, seminarios o tutorización individualizada.

Se han concedido subvenciones a 14 entidades, como, por ejemplo, el Centro de Formación San Nicolás, que con 35.000 euros impartirá un proyecto formativo en tareas de peón especialista en operaciones portuarias; o UGT, que gracias a una financiación de 32.000 euros llevará a cabo un proyecto de formación en actividades relacionadas con la dependencia.

Otras entidades que han recibido subvenciones para desarrollar estos cursos con acciones complementarias son el Ayuntamiento de Murcia (dos proyectos ‘Murcia Emplea 2’, con 60.000 euros), la Autoescuela Vidal (dos proyectos, con una dotación de 80.000 euros), el Ayuntamiento de Totana (13.000 euros), el de Librilla (25.000 euros) o el de Santomera (21.000 euros).

El director general del SEF, Alejandro Zamora, destacó que “este colectivo es uno de los que más dificultades encuentra para la inserción laboral, pero las cifras nos dicen que también se están beneficiando del proceso de recuperación de empleo en la Región, y son iniciativas como ésta las que refuerzan su formación y sus opciones de encontrar un trabajo”.

La Región de Murcia cuenta actualmente con 32.069 parados de larga duración mayores de 45 años, es decir, que acumulan más de 12 meses consecutivos en desempleo. El paro en este colectivo se redujo en 369 personas en diciembre con respecto al mes anterior, y en todo el año 2016 la Región ha perdido 2.643 parados de este colectivo, lo que supone un descenso del 4,77 por ciento.

Estas subvenciones, cofinanciadas por el Fondo Social Europeo, se engloban dentro de las concedidas por la Consejería para proyectos de formación que van dirigidos a colectivos muy concretos, con una financiación total de 1.685.000 euros.

Son cuatro perfiles diferenciados: emprendedores menores de 35 años, emprendedores mayores de 35 años, personas en riesgo de exclusión que precisan de una inserción sociolaboral, y parados de larga duración mayores de 45 años.

Fuente: http://www.laverdad.es/murcia/201701/08/destinan-euros-formar-parados-20170108184950.html